la boda de alexis y elisabeth

Por desgracia, han sido muchas las bodas que se han tenido que posponer por culpa de la pandemia, y la boda de Alexis y Elisabeth fue una de ellas. 

 

En un principio, esta boda estaba diseñada para celebrarse en Navidad, con una temática y un diseño totalmente personalizado para los novios. 
Pero todos sabemos lo que pasó…

 

¿Sabéis qué?
¡No pasa nada! 
A problemas soluciones, y el lado bueno de toda historia es que tuvimos muchísimo más tiempo para rediseñar y organizar esta boda.
Además, en ese tiempo Alexis y Elisabeth fueron papás y su pequeña pudo asistir a la boda. 
¿De verdad seguís viendo algo negativo en toda esta historia?

 

A pesar de todos los cambios que se llevaron a cabo, el espacio de la celebración era algo que todos sabíamos que era inamovible, así, la Hacienda Villanueva del Pítamo fue testigo de este enlace tan bonito. 

 

Nuestro equipo diseñó una ceremonia civil en un espacio que nunca se había utilizado para ello, y quedó completamente maravilloso. 
Colores neutros y velas fueron la base para dar a este espacio calidez y que nuestra pareja se sintiera completamente arropada en un día tan importante. 

 

Fue una de esas ceremonias enormemente emotivas, y que te hacen llorar desde el primer momento. 
La pequeña de Alexis y Elisabeth también fue protagonista de este día tan bonito, sabíamos que no podía faltar a un día como este. 
Tuvimos la suerte de poder contar con Eduardo Walls para amenizar la ceremonia y darlo todo más tarde durante la fiesta. Y es que el sonido de su violín junto con el piano es de las mejores opciones para cualquier boda. 

 

Para el coctel y la cena, Catering Guadalquivir, una vez más demostró su servicio exquisito y su cocina inigualable
El diseño de las mesas, como en la ceremonia, fue a partir de una paleta de colores neutros y como decoración vegetal, en este caso, las pampas fueron las protagonistas. 

 

La entrada de los novios al lugar de la cena fue una auténtica maravilla: bengalas, humo de colores y muchas risas (esperamos podemos enseñaros las fotos de este momento muy pronto).

 

Los encargados de captar todos y cada uno de los momentos de esa boda tan bonita fueron Aida y Víctor en la fotografía y Focal35 en el vídeo. 

 

Durante la fiesta JG Eventos hizo todo lo posible porque el ánimo no decayera ni un solo segundo, y junto con Eduardo Walls y su violín, los novios y sus invitados lo dieron todo hasta las mil. 
Además, JG Eventos también se encargó del photocall donde todos pudimos llevarnos nuestro especial recuerdo a casa de esta maravillosa boda. 

 

La Dulce Lola también estuvo presente, realizó toda la repostería para la mesa dulce de estos novios. Amiga de la novia y conociendo sus gustos a la perfección, no pudo elegir mejor dentro de su carta para la elaboración de estas delicias. 

 

Como en todas y cada una de nuestras bodas, nuestro uniforme fue único y elegido especialmente con cariño para esta boda. 
En esta ocasión, fue Ainhoa Martínez quién colaboró con nosotras, para conseguir este espectacular look. 
Sois muchos los que nos preguntáis siempre por nuestros uniformes, y esta marca es una de nuestras «marcas de cabecera«.

 

Os dejamos por aquí un pequeño adelanto de esta boda tan bonita, y esperamos que os guste tantísimo como a nosotras.